Claves para el aprendizaje

El periódico El Tiempo publica un artículo en el que presenta veinte tips para tener un mejor aprendizaje. No es la gran cosa, pedagógicamente hablando ni va a ser la solución a sus problemas, pero tiene algunas cosas rescatables que merecerían un debate más profundo, como lo de estresarse y lo de repetir.

En nuestros días el conocimiento es tan diversificado y está tan al alcance de todo el mundo que lo que se aprende y la manera cómo se hace no es lo mismo que solía ser, por ejemplo, repetir para grabarse algo de memoria puede no resultar muy útil; yo creo que lo más importante es saber por qué y en qué oportunidad aplicar el conocimiento aprendido, y en eso los profesores jugamos un papel muy importante al contextualizar apropiadamente lo que estemos enseñando.

Hace algunos mese leí en alguna parte del libro “Diseño Geométrico Para Carreteras” de Chocontá que un Ingeniero no necesita saber exactamente cómo se hacen las cosas sino por qué se hacen como se hacen, y me parece que tiene bastante razón pues el cómo se hacen se encuentra fácilmente en un libro o en Internet, o lo realiza un computador que trabaja más rápido, pero hay que tener criterios bien establecidos para saber cuándo hacerlas, de manera que se actúe de manera creativa y eficiente para solucionar los problemas que se le puedan presentar a un profesional en su desempeño.

Un profesor de mi especialización nos dijo este semestre que es más importante enseñar dónde están las cosas y no simplemente enseñarlas como están. Él (Diego Navarro) hacía una analogía entre la educación y una madre que le empaca la lonchera a su hijo y le dice: “a las 9 te comes la manzana, a las 11 te comes el sandwich con el jugo, a las 12:30 te comes”… bueno, cualquier cosa (lo que pasa es que como la memoria es selectiva y yo no tomo apuntes, no recuerdo cómo va el cuento exactamente 😉 ). Eso no es educación, educarlo sería decirle: “en tu lonchera llevas manzanas, las manzanas te dan vitaminas; llevas un sandwich, que te dará energía y alimento para que puedas estar atento en clase y fuerte para jugar en el descanso; jugo, por si necesitas hidratarte para no sentirte cansado… etc. etc.”; así el niño sabrá que si tiene sed toma jugo y si tiene hambre comerá el sandwich, y sabe que todo lo encuentra en su lonchera para cuando lo necesite. Nosotros como profesores estamos llamados a llenar la lonchera (el algo como dicen los paisas) de nuestros alumnos.

Volviendo al artículo del periódico, algo que sí es muy cierto es que cada persona es diferente y cada cual debe averiguar primero de qué manera le queda más fácil aprender. A mí por ejemplo, la de enseñar me funciona muy bien; y la detenerse un segundo y moverse es muy importante para retomar el hilo cuando ya se encuentra uno agotado y bloqueado, porque si sigue va a perder mucho tiempo y a hacer poco.

Por lo pronto, muchos éxitos en sus estudios. Ah! y lean, lean cualquier cosa, si no saben leer bien no van a poder destapar la lonchera! Empiecen por algo que les apasione, así no tenga que ver con su área de estudio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s