Reflexiones alrededor de un tranvía

Hace unos días, un ex-alumno me envío algunas preguntas a partir de un post en doblevía. Las preguntas tenían que ver con una propuesta para establecer un tranvía en Ibagué, una ciudad de medio millón de habitantes en el centro de Colombia. La respuesta terminó siendo un poco larga y probablemente interesante para compartir aquí.

El correo original de Julián Navarro decía lo siguiente:

Profesor Buenos Días

Básicamente la idea parte de un sistema ecológico de transporte masivo (TRANVÍA). En una ciudad tan pequeña como Ibagué, donde un accidente sea de una bicicleta, moto o cualquier otro índole, paraliza prácticamente la ciudad. Sería una solución que mejoraría la movilidad en nuestra ciudad. Pero, me gustaría saber sus comentarios [y] sugerencias [respecto a] dudas que [me] surgen como:

1. Quién garantiza que no se pierden los recursos, tal cual el caso de la corrupción de los famosos Juegos Nacionales?

2. Cual seria la georreferenciación que este debería tener? Desde el salado por toda la quinta hasta la cra 10?

3. Se desarrollaría un plan de movilidad con rutas alternas tipo alimentadores para los barrios mas alejados?

Y a continuación mi respuesta:

Entendiendo la movilidad urbana (en Ibagué)

Un tranvía, así como cualquier otra cosa vista de manera aislada, no puede ser entendido como “LA SOLUCIÓN” al problema de la movilidad. Es lo que ha pasado, en parte y por lo menos en la discusión pública (1), en Bogotá con el metro. La discusión se diluye en si el metro va a ser o no lo que necesita la ciudad para mejorar en movilidad y, por ende, si vale la pena realizar la inversión.

En el contexto de una ciudad con todas sus complejidades, una sola cosa (monotécnica además) no va a solucionar nada. La respuesta pasa por tener alternativas.

Ahora, en una ciudad como Ibagué, un tranvía sí puede constituir un elemento dentro de un sistema de movilidad que articule las necesidades de las personas de manera diferente. Incluso, como en Medellín (con el metro) u otras ciudades, podría llegar a ser la “columna vertebral” de ese sistema, siempre y cuando se piense de manera integral y no aislada.

Ibagué no es una ciudad “tan pequeña”. Hay muchas ciudades con menos habitantes que tienen tranvía, la cuestión no es solamente el tamaño. La zona de influencia directa del tranvía de Ayacucho en Medellín es mucho más pequeña que Ibagué. Un tranvía en Ibagué tampoco podría ir por todos lados, así que serviría directamente solo una porción de la población total.

Tampoco es cierto que un accidente paraliza la ciudad. Precisamente ese entendimiento hace parte del problema. Es cierto que un accidente normalmente causa trancón (embotellamiento), en mayor o menor escala, pero suele ser localizado. En esos casos, el problema más grande es para las personas que tienen carro, que si investigas bien, resulta que no son muchas pero son en las que siempre pensamos.

Lo que hace mucha gente en esos casos, la gente que va en transporte público, es bajarse y seguir a pie. Cuando el tráfico motorizado está completamente parado las calles se vuelven más seguras para caminar. No tienen condiciones ideales, pero casi siempre se va a tener la alternativa de ir a pie. Ahora, la gente que tiene carro casi nunca considera viable salir y dejar el carro tirado, porque el carro es su propiedad y hay otros elementos en juego. Visto de esa manera, el problema no es el accidente ni el trancón sino el haber convertido en necesidad algo que al final no debería ser tan necesario (en términos de propiedad sobre todo). Continue reading →